fbpx
Technology

Felipe VI reivindica la ‘colaboración público privada’ para abordar conjuntamente los retos sociales

[ad_1]

Carlos Manso ChicoteCarlos Manso Chicote

Pamplona
Actualizado:

Guardar

Felipe VI ha inaugurado este lunes el XXIV Congreso Nacional de la Empresa Familiar, que vuelve a celebrarse presencialmente tras la pausa forzada el año pasado por la pandemia en Pamplona (Navarra) entre hoy y mañana. Un acto en el que ha estado acompañado por la ministra de Industria Reyes Maroto, el presidente del Instituto de la Empresa Familiar (IEF) Marc Puig y la presidenta de Navarra Maria Chivite. Don Felipe ha aprovechado su intervención ante más de 500 empresarios familiares para reivindicar «la gran importancia de la colaboración público -privada con el fin de que la Administración y el sector privado puedan abordar conjuntamente y con mayor eficacia los retos y situaciones difíciles que afrontamos como sociedad» y puesto como ejemplo los fondos europeos ‘Next Generation’. Con un largo aplauso por parte de los asistentes, el Rey ha recordado que las empresas familiares representan el 63% del empleo privado y que durante «los peores momentos de la pandemia disteis la cara ante un reto no visto antes».

Don Felipe ha puesto en valor también la acción social y el capitalismo humanista que ve reflejado en el lema del Congreso de este año ‘Trabajamos por una sociedad mejor’. En este sentido, ha recordado que las empresas familiares son a la vez gestoras , impulsan proyectos e ideas «y el hecho de estar lideradas por familias, confiere a vuestras familias un componente personal y emocional que, en muchas ocasiones, facilita la labor de transformación social». Para el Rey esta labor conlleva cualidades como el esfuerzo, la determinación, la generosidad, la capacidad de escucha para identificar los problemas y saber afrontarlos. «Necesitamos que este liderazgo empresarial vaya siempre acompañado de un compromiso social», ha enfatizado Felipe VI.

El Rey también ha hecho referencia a la declaración institucional firmada ayer por el Instituto de la Empresa Familiar (IEF) en el que se comprometen a colocar la sostenibilidad como el eje para construir una sociedad mejor. «Allí donde hay empresas familiares comprometidas, hay futuro: Hagamos entre todos un futuro mejor; y hagámoslo con valor y con la convicción de que la sosteniblidad es fundamental para pasar el testigo a las próximas generaciones», ha concluido don Felipe.

Modernización del turismo

Por su parte, la ministra de Industria Reyes Maroto ha anunciado durante su discurso ante los empresarios familiares la puesta en marcha de un plan de modernización y competitividad para el sector turístico dotado con 3.400 millones de euros para «modernizar nuestro sector turístico ofreciendo destinos de lata calidad, que no se mida por número de turistas sino por la calidad, el gasto medio o la estancia». Un plan que estaría encuadrado dentro del Plan de Recuperación y que tendría por fin «conectar los destinos con las empresas turísticas».

Maroto también ha reivindicado la necesidad de «una industria fuerte y que fortalezca su competitividad internacional». En este sentido, ha recordado que su ministerio impulsa «una política industrial activa, que tenga el máximo consenso social y político» y ha apostado por un Pacto por la Industria a través de la elaboración de la ‘Estrategia Política Industrial 2030’ para «impulsar» su peso en la economía y que sustituiría una regulación de 1992. En este sentido, ha reivindicado todas las medidas del Gobierno adoptadas durante la crisis, especialmente el denominado ‘escudo social’ y la apuesta gubernamental por una ‘recuperación justa’en referencia a los préstamos ICO, la nueva prestación para autónomos o los ERTE. Mención aparte para los PERTE, especialmente el del automóvil eléctrico dotado con 4.300 millones de euros «para convertir a España en la líder de Europa en electromovilidad y una oportunidad para Navarra». Del resto de los previstos (agroalimentario, aeronáutico…) no ha adelantado detalles.

En el mismo acto de inauguración del Congreso Nacional de la Empresa Familiar, la presidenta de Navarra María Chivite ha defendido la «colaboración público- privada» y la aportación de las empresas familiares a la cohesión social y a la creación de empleo «en tiempos difíciles». La presidenta navarra ha recordado que ahora hay «un horizonte de esperanza» ante la recuperación y que la apuesta de su administración pasa por «impulsar inversiones transformadoras». En este sentido, ha rendido un homenaje a las más de 250 empresas vinculadas a la Asociación para el Desarrollo de la Emprea Familiar Navarra (Adefan) y su fuerte presencia en el tejido industrial navarro, superior al 70%.

El presidente del IEF, Marc Puig, ha afirmado en su discurso de apertura en el Congreso Nacional de la Empresa familiar «que para seguir creando empleos de calidad, no nos pongan condiciones peores que nuestros países vecinos». Precisamente en su intervención, Puig ha recordado que el esfuerzo empresarial del colectivo de empresarios familiares «va más allá, el horizonte temporal es el de la siguiente generación, no es el trimestre o el año en curso sino dejar un proyecto a nuestros hijos que vaya más allá de nuestra propia existencia». En este sentido, ha apuntado, que «nos importa que las comunidades en las que nos instalamos sientan que nuestra presencia es generadora de prosperidad y bienestar, pues nos da orgullo de pertenencia». Puig ha recordado que este tipo de empresas aspirar a perdurar y que, además de generar beneficios, tienen en cuenta todo el impacto de su actividad sobre sus grupos de interés.

Ver los
comentarios

[ad_2]

Author

silversolucion

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.