fbpx
Technology

La declaración de un testigo podría ser clave en el caso Yéremi

[ad_1]


Actualizado:

Guardar

El abogado de la familia de Yéremi Vargas, Marcos García Montes, ha adelantado que habrá una declaración que será clave en el juicio, la de un testigo en aquel momento menor de edad que ha asegurado que «el juez no le dejó expresarse».

Se trata de un niño de 11 años entonces, Iván, que se cruzó en la zona con un coche blanco con una pegatina de palmeras y que afirmó que lo conducía un hombre que portaba una gorra, como es habitual en la indumentaria de El Rubio. En la investigación se descartó esta declaración porque se alegó que el niño podría haber estado ‘contaminado’ por la información del informe, pero se ha demostrado que no tenía conocimiento de él ya que estaba en el colegio cuando se publicó esta información.

Iván declarará con detalles «trascendentales« el próximo 5 de noviembre ante el titular del Juzgado número 2 de San Bartolomé de Tirajana, Juan Manuel Hermo, que ordenó la reapertura de la investigación.

El abogado de la familia de Yéremi Vargas, desaparecido en el año 2007 en Vecindario (Gran Canaria), Marcos García Montes, ha asegurado que tiene la «convicción absoluta« de que Antonio Ojeda está relacionado con la desaparición del niño, y que necesitó de »un cooperador« para hacer desaparecer al pequeño. Ojeda contó a su expareja que »aquel día estuvo allí« y que hubo un testigo que presenció los hechos.

«Es imposible hacerlo solo» y en ese sentido considera que al menos en la desaparición del cuerpo tuvo que tener ayuda. Las declaraciones de los presos que compartieron celda con Antonio Ojeda han dado detalles sobre lo que ‘El Rubio’ les comentó en relación al cuerpo. Aseguraron que el niño, ya fallecido, fue colocado sobre un colchón al que prendió fuego con ayuda de un disolvente. Además, otras declaraciones de personas que prefieren no entrar en el proceso judicial han alegado que llevó los restos a una «cochiquera» para que los cerdos acabasen con los restos del menor. Son detalles que a juicio del abogado solo conoce alguien que tuviese «intervención directa» en la desaparición de Yéremi.

El abogado confía en que la rueda de prensa ofrecida hoy sirva de impulso para que esas personas se decidan a declarar oficialmente dentro del proceso judicial, así como para que oros que conocen detalles se animen a participar con lo que saben.

El Rubio, ha dicho el abogado en rueda de prensa, «se sitúa en el lugar de los hechos« y conoce la ropa, las gafas y la insuficiencia respiratoria del pequeño. Estos datos los ha dado »sin que nadie le pregunte«, tanto a sus compañeros de módulo como a una de sus exparejas.

Rafaela, que mantuvo una relación con Antonio Ojeda en el pasado, aseguró que le había contado que el niño llevaba «un pantalón caqui y unas gafas vedes«, un modelo que el pequeño estrenaba y que no aparece en las fotos asociadas a su desaparición. Además, los presos con los que habló Ojeda aseguraron que les contó que el Yéremi »se puso azul«. Se trata de cianosis, una patología que padecía el pequeño desde el nacimiento y de la que no se había hablado antes, solo lo sabía la familia.

Además, hay un funcionario de prisiones que también escuchó la versión de Antonio Ojeda y que espera pueda declarar en este nuevo procedimiento. Para García Montes, en la investigación se cometieron errores que impidieron llegar a una conclusión, y que espera se solventen en este nuevo proceso. El abogado ha considerado que existen elementos «más que suficientes«, por lo que espera que Ojeda »cuando se vea abordado, se derrote y cuente la verdad«.

Ithaisa Suárez y su padre en rueda de prensa
Ithaisa Suárez y su padre en rueda de prensa – EFE/ Elvira Urquijo A.

«Esto es un infierno»

La madre de Yéremi, Ithaisa Suárez, ha explicado que el objetivo de reabrir el caso «es saber donde está mi niño y darle sepultura» para así «poner fin a este duelo», porque para ella y su familia «esto es un infierno y no podemos vivir así«.

La reapertura del caso es «una esperanza» para conocer lo que fue de Yéremi y poder descansar. «Tengo toda la fe puesta en la Justicia», ha dicho. Ha asegurado que el dolor es tal que estaría dispuesto a perdonarle si dice dónde está el niño, porque su prioridad es poder llevar a su hijo a un camposanto. Confían en que Antonio Ojeda que «colabore y diga dónde está» para poder cerrar este capítulo en sus vidas y llorar su pérdida. «No tengo a dónde llevarle flores«, ha lamentado la madre del pequeño.

Ver los
comentarios

[ad_2]

Author

silversolucion

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.