fbpx
Technology

El fascinante caso del doctor Portuondo, un psiquiatra cubano que echaba a los pacientes de su consulta

[ad_1]

Federico Marín BellónFederico Marín Bellón


Actualizado:

Guardar

«Yo hice cinco años de terapia, entre los 23 y los 28, más o menos, y tuve la suerte de conocer al doctor en el que están inspirados la serie y el libro. Era un cubano exiliado y afincado en Barcelona que lo había vivido todo, la revolución cubana, el exilio… Había trabajado en Estados Unidos con psicoanalistas muy conocidos». Hasta aquí todo parece medianamente normal, pero Carlo Padial confirma enseguida que la primera serie original de Filmin, ‘Doctor Portuondo’, no exagera a la hora de retratar al psiquiatra que le da título. Cierto es que Jorge Perugorría y Nacho Sánchez ayudan a que el impacto de esta comedia terapéutica sea mayor. Los espectadores podrán entrar en su original consulta a partir de mañana, 29 de octubre.

«Era un privilegio estar cerca de él», prosigue el escritor y cineasta. «Cuando murió, con el paso del tiempo me di cuenta de que había tenido la suerte de conocer a un tipo sensacional, una especie de Jodorowsky. Me gustó mucho recopilar todas sus enseñanzas que, como se muestra en la serie, me había dedicado a transcribir en libretas. Era un psicoanalista que consideraba que era más interesante que sus pacientes y por eso le gustaba tumbarse él en el diván. Yo lo encajaba bien, porque estaba de acuerdo en que él era más interesante. Yo era el que pagaba, pero tampoco pasa nada».

¿Es verdad que echaba de su consulta a los que no le complacían? «Echó a muchísimos. De hecho, el doctor Portuondo mandó a la calle al que me lo recomendó. Le dijo que se fuera a ganar dinero al grito de ‘¡Mendigo!’, porque era un agente comercial que solo hablaba de dinero y un día se hartó de él. Yo llevé a mucha gente a la que expulsó y a muchos otros que se fueron porque la terapia les parecía demasiado fuerte».

Nacho Sánchez (en primer plano) y Jorge Perugorría repasan el guion de 'Doctor Portuondo'
Nacho Sánchez (en primer plano) y Jorge Perugorría repasan el guion de ‘Doctor Portuondo’ – Filmin

En esta historia, sin embargo, el único peculiar no es el doctor. Carlo Padial confiesa que también es cierto que él se inventaba patologías para impresionarlo. «Una de mis conductas neuróticas más patéticas es que solo sé relacionarme con el mundo mediante el ingenio y es como una enfermedad. He tenido que trabajar mucho para dejarlo atrás, porque en el fondo es un obstáculo para conectar con la gente. Esa era la manera que tenía de relacionarme con el mundo desde pequeño. Es un sentimiento de alienación brutal, de no entender nada, de no querer formar parte de nada. Por eso, cuando iba a hacer terapia, mis primeros meses no era nada sincero. Todo lo que contaba eran para intentar divertir a este terapeuta. Poco a poco, me di cuenta de que por ahí no íbamos bien y entonces empecé a intentar ir un poco más allá».

¿Sirvió la terapia? «¡Me sirvió muchísimo! Le debo mucho al doctor porque me cambió la vida y pasé de ser como esa especie de hojita temblorosa infantiloide a alguien que se puso más recto y fue capaz de salir al mundo con más herramientas. Lo otro que me ha ayudado mucho es hacer cine, porque me obligaba a pactar con el exterior, mientras que cuando escribes o dibujas, por ejemplo, perpetúas un poco el círculo».

Hablar de la salud mental

¿Ayudará la serie al espectador? «Por un lado, creo que terminará peor, porque se le sumarán problemas a sus problemas. Será más consciente de cosas en las que quizá no ha pensado. Es un poco lo que me pasó a mí, porque me hizo consciente de cosas que no había sido capaz de ver hasta ese momento. Y cuanto más consciente eres, más sufres. En ese sentido, es lo contrario de un entretenimiento, de una evasión. Pero por otro lado, hay algunas cosas bonitas, te va a dar herramientas y fórmulas con las que poder pensar. La serie creo que puede tener un cierto efecto catártico, en el mejor sentido, en el de poner el tema de la salud mental encima de la mesa. Es algo que las ficciones españolas no suelen hacer de manera tan directa y es importante hacerlo en este momento, después de un confinamiento que nos ha llevado muy al límite y nos ha enseñado una especie de precipicio raro. Psicológicamente, ha sido muy agresivo. En ese contexto, que venga el doctor Portuondo en forma de serie creo que puede ser bonito».

‘Doctor Portuondo’ ha sido escrita por Carlo Padial en colaboración con Carlos de Diego y producida por Jaume Ripoll, Marta Libertad y Alberto Aranda. En el reparto también aparecen Olivia Delcán, Berto Romero, Arturo Valls, Elisabeth Casanovas, David Pareja, Judit Martí, Carlos de Diego y Josep Seguí. La serie consta de seis episodios de 25 minutos.

Ver los
comentarios

[ad_2]

Author

silversolucion

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.